Aerosmith (27/06/10 – Palau Sant Jordi, Barcelona)

Hacía mucho tiempo que Steven Tyler y los suyos no se dejaban caer por el país y así fue como el pasado 27 de junio todos los que esperábamos con ansia tal evento nos congregamos en el Palau Sant Jordi de Barcelona como única fecha española de su cuarenta aniversario. Rumores de disolución, discusiones internas, accidentes en directo que harían peligrar la salud de Tyler para el “Cocked, Locked and Ready to Rock tour “, rumores sobre un sustituto a la voz cantante,… No sabemos si por marketing o por un milagro uno de los artistas más carismáticos del rock and roll nos siguió deleitando de sus peculiares y sexuales movimientos y su energía igual de viva que siempre en el escenario. Como bien dice él mismo, “es el puto (y perdonen por la expresión) arco iris“.

Abrieron The Cribs, con un pésimo sonido como suelen sufrir los grupos teloneros en los macroconciertos, lograron entre esto y un estilo poco acertado para el concierto al que acudimos a ver, que nos aburriésemos soberanamente y deseasemos que terminaran cuanto antes.

Se cumplían las diez de la noche, hora programada para Aerosmith. Casi de manera simultánea las luces del recinto se apagaban y el telón con el símbolo de la banda estampado caía en un golpe seco anunciando que la banda estaba preparada detrás de este. Cuando la espera empezaba a ser demasiado larga el telón cayó abajo y Love in the Elevator comenzó a tronar fuerte en el Palau. Un Steven Tyler vestido tan estrafalario como acostumbra saltó a escenario con una camisa violeta brillante, gafas de sol a juego, unos vaqueros pintados, miles de pulseras, anillos y alajas varias y unas zapatillas de deporte blancas. Joe Perry adelantado con respecto al resto de la banda (Brad Whitford, Tom Hamilton y Joey Kramer) a la guitarra, pantallas gigantes con imágenes de engranages y un Tyler fresco y revitalizado que se despojaba de sus gafas tirándolas en línea recta hacia el frente, dichoso el que las consiguiese entre el público. Y es que quien quisiera vender artículos de coleccionista por ebay estuvo de suerte si se colocó en la parte izquierda del recinto, pues el de Boston se pasó el concierto en la pasarela arrojando objetos personales como su sombrero rosa en la interpretación de “Pink” o varios anillos y pulseras, incluso una de sus armóncas.

Apenas hubo descanso durante la primera parte del concierto que fue demoledora, directa y sin respiro, repasando grandes clásicos como la gran “Back in the Saddle“, “Falling in Love” o la rotunda “Eat the Ritch” para la que no hubo distintinción con la versión de estudio y dedicó un sonoro eructo con primer plano de Tyler a todos los congregados. El vocalista que no paraba un segundo se inclinaba en numerosas ocasiones a la cámara para cantarle en plano detalle de sus morros, guiños y demás juegos coquetos del front-showman. “Living on the Edge” resultó unas de las más intensas del concierto, el público cantaba y bailaba cada uno de los temas aunque bien es cierto que desgraciadamente parecían corear mucho mejor canciones como “Jaded“, “Pink“, “Crying” y demás exitos comerciales y powerbalads de los últimos tiempos que los grandes clásicos setenteros-ochenteros a los que veníamos los verdaderos amantes de la banda. La balada del Pump, “What it takes” brilló por encima de la archiconocida y temida por muchos (a sabiendas de que no faltaría) “I don’t want to miss a thing” en la que proyectaron el video original protagonizado por su bella hijita. A mitad de un concierto rodado, se apagaron las luces para todos excepto para el batería Joey Kramer que protagonizó un solo defendido en ocasiones a base de manos y codos, que, de igual modo que al comienzo, cuando empezaba a extenuarse pegaron el cambio y llegó la sorpresa, “Mama Kin“, una de las canciones emblemáticas en los mejores años de la banda, concretamente del primer disco, que nadie esperaba cuando consultaba con antelación los setlists de las anteriores fechas. Una de esas sorpresas por las que merece la pena haberte gastado el valor de la entrada con creces. Tras esta, Joey Perry entonaba “Stop Messin Around” de los Fleetwood Mac, que no caló a líneas generales aunque pudimos comprobar de nuevo el buen hacer a las seis cuerdas de Perry, bastante seco y concentrado en su trabajo mientras ignoraba los gestos que le dedicaba Tyler en esperas de una simpática (o no) respuesta. Otras buenas cartas de la baraja fueron Rag Doll y Sweet Emotion, tras el recurrido tema del bluesero Honkin on Bobo, “Baby please don’t go“, llegaba una de las más esperadas por la que escribe, “Draw the line” que sabíamos no fallaba en los últimos conciertos de la gira pero empezaba a hacerse de rogar. Ya fuera del escenario las imágenes seguían en pantalla grande, una de ellas la bandera española que provocaría en Barcelona su pequeño y estúpido abucheo. Daban así paso a los bises, la balada por excelencia “Dream On” con iluminación de mecheros y móviles ofreciendo más ambiente logró poner los pelos de punta a más de uno para contrarrestar con otro himno, la animada y bailable “Walk this Way” y finalizar con “Toys in the Attic“. Un gran repaso a toda la discografía de la banda, que por pedir, hubiéramos disfrutado de canciones que quedaron en el tintero como “Season of Weather”, “Kings and Queens” o “Young Lust”. Dos horas de concierto que pudieron extenderse a las tres si de los ahí presentes dependiese.

En resumidas cuentas Aerosmith dieron lección de seguir rockeando como antaño como otras grandes bandas reunidas estos últimos años, temidas de caer en la decepción (sobreentendiendo que la última época de la banda no ha sido muy brillante). Un sonido aceptable aunque mejorable y una puesta en escena estudiada y demoledora que depende bastante sin desmerecer a los demás del carisma de Tyler, más en forma de lo que esperábamos una mayoría. Volvimos a sentir la nostalgia del auge del grupo que parece despedirse de nosotros para siempre, o al menos, puede que lo sea para los españoles.

Setlist:
Love in an Elevator
Back in the Saddle
Falling in love (is hard on the kness)
Eat the rich
Pink
Living on the Edge
What it takes
Jaded
Rag Doll
Crying
Drum Solo
Mama Kin
Stop Messin Around
I don’t want to miss a thing
Sweet Emotion
Baby please don’t go
Draw the line
_____
Dream On
Walk This Way
Toys in the Attic

Fotos: Binaural

Aerosmith actuarán con Steven Tyler en junio

Después de interminables mareos sobre el futuro de Steven Tyler en Aerosmith, no se conoce si por táctica de marketing o por reconciliación entre las partes del grupo, el próximo mes de junio Aerosmith estará actuando en el festival Download de Reino Unido con Steven Tyler al frente. Lo que abre la posibilidad de su actuación en algún festival veraniego de nuestro país.