Weezer continúan cancelando conciertos

riversWeezer continúan cancelando fechas en norteamérica debido a como muchos sabréis el accidente de autobus que tuvo la banda del que peor parado salió el líder Rivers Cuomo quedando inconsciente y atrapado entre los cables del transporte. Afortunadamente éste ya se encuentra fuera del hospital y en su casa de Los Ángeles pero se ha visto obligado a cancelar todas las fechas planeadas para enero por consejos del doctor. Mientras, continúan los videoblogs en la web oficial como el que protagoniza Cuomo tras su rehabilitación comiendo cereales o suministrándose oxígeno.

RADITUDE, Weezer

Raditude, Weezer

Raditude, Weezer

Cuando el lanzamiento de un nuevo disco de Weezer se acerca y escuchas ese estupendo single que Rivers Cuomo y los suyos han preparado como carta de presentación, otra vez te encuentras con la esperanza de que aquellos Weezer de sus dos primeros álbumes regresen y te golpeen con un vendaval de guitarras y estribillos perfectos. A vuelto a pasar, ‘(If You’re Wondering If I Want You To) I Want You To‘ es un single absolutamente soleado, brillante y con el humor de siempre. No tiene tanto punch como tenía el vigoroso ‘Troublemaker‘, pero tiene un estribillo prefecto. Así que la esperanza vuelve y piensas que quizá el vendaval de guitarras ya sea irrecuperable (aquella etapa ya pasó), pero ¿y el encontrarse una colección de canciones redondas?

Nada más lejos de la realidad. Cuatro canciones tardas en darte cuenta de que no hay por donde coger el dichoso disco. Los dos cortes que siguen al single son salvables: ‘I’m your daddy‘ suena raro al comienzo pero se convierte en un standard Weezer que se deja gustar y ‘The girl got hot‘ tiene un aire hooliganesco que no está mal del todo. Pero es que lo de la cuarta canción (‘Can’t stop partying‘) del álbum es de juzgado de guardia; lo peor que les he escuchado yo jamás, ¿una colaboración de Lil Wayne en un disco de Weezer? De verdad Rivers, si esto era una broma no tiene ni pizca de gracia. Y una vez te han sacado del disco, por mucho que se esfuercen después es imposible que recuperes la fé en Raditude. Así que el estribillo de ‘Put me back together‘ te parece demasiado facilón y con ‘Love is the answer‘ crees haberlos perdido para siempre (¿sonidos orientales? ¿banda sonora de documental de discovery channel?). La contundente ‘In the mall‘ te quita el amargor brevemente, pero ‘I don’t want to let you go‘ te devuelve a la triste realidad. Ni Coldplay se sacarían de la manga una canción tan insulsa. Vale que las letras pueden tener su gracia en ocasiones y que si les sigues el juego hasta te puedes echar unas risas, pero no sé si en esta ocasión es con ellos o de ellos. Es una pena. Al menos siguen sabiendo cómo escribir un single efectivo y grandioso.